martes, 12 de diciembre de 2017

ESPERANZA (Mini-prosa)


Hubo una hora en que todo fue dorado y la esperanza se fué apoderando del paisaje.
Llegó la noche y nos toca esperar un nuevo amanecer.

Mónica Ivulich
DR2017Fr

jueves, 7 de diciembre de 2017

Y bailamos (mini prosa)

Día cálido con el sol en su justa medida y tu mirada perdida entre ilusiones de humo y algodón.

Caminamos sin tomarnos de la mano, mirando al cielo y las ramas que empiezan a tomar otro color.

La música llegaba de lejos, tan suave, tan armoniosa que nos hizo bailar sin querer y sonreímos a la ilusión… que se fue.


Bailamos hasta despertar. 

Mónica Ivulich
DR2017Fr


miércoles, 6 de diciembre de 2017

martes, 5 de diciembre de 2017

sábado, 2 de diciembre de 2017

Con ojos de futuro (Prosa)

Los ojos de mis niños, tienen tanta ilusión, tan dulces e inocentes… son ventanitas a un futuro lleno de vivencias y de amor.

Esos ojos son mis guías, mis timoneles en la última parte de mi viaje y la puerta a mi próximo tour.

Los ojos de mis niños son por los que yo miro, inquietos, curiosos, viajan por un mundo de enigmas y respuestas distintas, nuevas…
Esos ojos son estrellas en mi camino presente y la justificación de lo que he caminado.

El entusiasmo me contagia y me da vitalidad cuando me siento flaquear, son los ojos de mis niños los que me traen un mundo de emociones diarias y me enseñan los pasos a seguir.

Que fortuna tener esa iluminación de miradas limpias, prístinas, maravilladas del mundo que les toca conocer. Mis niños me miran y saben, no necesitan decir.

Los ojos de mis niños brillan más allá de la luz. Cuando cruzamos miradas siento el abrazo de sus almas que contemplan el paso del tiempo en mi propia visión.

Mónica Ivulich

DR2017Fr

jueves, 30 de noviembre de 2017

Sin destino (prosa)

Como otras veces, dormirme quisiera, bajo la luna enamorada de su frente, escuchar la melodía de los suspiros.

Que bella sería mi noche, si hundida en su pecho, mezclados mis cabellos en los suyos, fundido mi aliento en su respiración, pudiera estirarme y hallar en su piel el vértice más sutil de la entrega.

Hubo un vértigo colgando de su nombre. Cada sílaba un grito salado de esperanza y dolor. Y, al repetirlo, soñaba un sueño imposible, ser dos alas, una a cada lado del ave de la felicidad.

Hoy camino lento, arrastro heridas, la vida me pegó donde no me pude defender.

Arrastro trozos de piel con su olor y plumas mojadas de la ilusión.

Tengo nostalgias sutiles en las pelusas del bolsillo. Pateo piedritas de su recuerdo. Las sombras de un olvido cuelgan de mis pestañas.

Camino sin destino desde que sus miradas no me alumbran y no tengo el tino de nombrarle.

Guardo suspiros en mi mochila, algunas palabras y el rose de su pelo.

En mi cartera y en los ojales de mi camisa asoman besos tímidos, inconfesables, vividos, ya lejos.


Camino sin destino.

Mónica Ivulich. DR2017Fr

domingo, 26 de noviembre de 2017

Goteras (Poema)

El último insulto

y tus mentiras

penden del techo

como goteras anónimas
imagen de la red

del salón abandonado

allí, en la casa en ruinas,

que un día llamamos amor


y hoy emana olvido.

Mónica Ivulich
DR2017Fr.