miércoles, 19 de julio de 2017

En brumas (Poema)


Había un silencio

denso

como una manta

protectora,

en brumas

mi estremecimiento

mudo,

oculto bajo un NO


Estética de lo feroz

tolerando,

como atroz ofrenda,

el ahogo negro y

la orquídea de la cólera
                                       
                       Mónica Ivulich
                       DR2017Fr.
                                                     
Patxi Gonzalez

martes, 11 de julio de 2017

Pasión (poema)

Imagen de la red
Pasión            

Hace tiempo atrás
escribía a sus ojos
a esa mirada
                  que me perdía
a la pasión
Hoy escribo
no para recordar
sino porque no puedo
                  olvidarla
aunque sea en flecos
          de confusas nostalgias
en deshilvanados retazos
                    de melancolías         
la memoria ordena
la mano obedece
                   y por eso escribo
no porque la recuerde
sino porque la pasión
                    no se puede olvidar.

                                             Mónica Ivulich
                                                    DR2017Fr

viernes, 7 de julio de 2017

Herida abierta (Poema)

Imagen de la red

Herida abierta

Y seré nómade
entre tus sueños
perdida
              en las dunas de olvido
al borde de la vida,
en el infinito abismo
                   de tus pensamientos
y en la herida abierta del adiós.

miércoles, 5 de julio de 2017

Reseña irreal (Poema)


Mis poesías dicen que te amo,
me emociono si te acercas
cuando te abrazo…
no sé,
tal vez sea por la memoria
del aire entre nuestras bocas…
que todo se vuelve urgente
y las pieles se anhelan,
se buscan
el momento se transforma
al atardecer
en esa irreal,
aunque palpable,
reseña
de un éxtasis presagiado

                                Mónica Ivulich
                                  DR2017Fr




jueves, 29 de junio de 2017

Manos firmes (Poema)


Mis manos que cultivan
Imagen de la red
mis manos que escriben
mis manos te buscan
en la tierna oscuridad

Son manos firmes, tuyas,
tañen con pasión, bailan
pintando arcoíris, soles,
y vibran al son del amor

Mis manos te cobijan y
te buscan, una vez más,
te conducen con ternura
donde anidan las caricias

Dibujan locas mariposas,
mis manos que tiemblan
se transforman en alas…

cuando las quieres besar.

Mónica Ivulich
DR2017Fr

Imagen de la red

domingo, 25 de junio de 2017

Ser honestos (prosa)

Imagen de la red
Ser honestos es no juzgar a otros, porque reconocemos nuestra falta de perfección, reconocemos que todos estamos hechos de la misma materia, que tenemos la misma ambivalencia y, entendiéndolo, veremos abrir las puertas de nuestra conciencia, limpia de resentimientos.

Lo contrario nos hace vulnerables, infantilmente sensibles, agredimos defendiéndonos de nuestros propios miedos y defectos.


                                                                           Monik

miércoles, 21 de junio de 2017

ANIVERSARIO (relato)


 
Imagen de la red
 Ese era el día que Mimi y Roberto, su marido, habían seleccionado para salir a festejar el aniversario del día en que se conocieron.

  Mimi eligió el restaurante que sabía le gustaba a él, fue a la manicura y a la peluquería, seleccionó un vestido elegante y sencillo. Se aseguró que él tenía su camisa preferida y el traje azul con la corbata haciendo juego.

   Llamó al restaurante para asegurarse que habría el menú que los deleitaba.

  Roberto saldría temprano ese día del trabajo, para algo debía servirle su nuevo ascenso y el cúmulo de horas extras que hacía durante el año.

  Compró flores a su mujer y puso su mejor cara de feliz enamorado, aunque cumplieran diez años desde aquel primer día.

   Tenía un regalo en su cajón desde hacía días… seguramente ella habría comprado otro.

   Cuando llegó vio a su mujer peinada y en bata, recién bañada. -Me baño y conversamos- le dijo después de las flores y del beso, más largo del habitual.

  Tenían muy buen humor, parecían de quince años. Reían sin motivo aparente, como si fueran a hacer una travesura.
-        
        -Tenemos mucho tiempo, querido…
-                -Le sacaremos provecho- dijo él entrando al baño.
   Ella sonrió y se perfumó con esmero.
Imagen de la red
   Cuando Roberto salió de la ducha con la toalla a la cintura, ella volvió a admirar ese cuerpo varonil, los bíceps, hombros anchos… su cara angulosa y esa mirada… El vio a una mujercita delicada, de ojos profundos y dulces, curvas de diosa, ese cuello terso y los labios más apetecibles del Planeta.

   Se abrazaron para sentir que la vida les sonreía, para reconocerse en un amor eterno y el resto llegó solo…

   Ahora deberían apurarse un poco… recomponer el cabello, el maquillaje de ella era lo más difícil, pero lo lograría.

   En eso estaban cuando sonó el timbre ¿Quién a esta hora? Y sin avisar… Roberto tomó impulso y se dirigió al portero eléctrico, pero no contestó nadie. Con el segundo timbrazo entendió que quien fuera el inoportuno estaba detrás de la puerta. Miro por el visillo y su boca se abrió para exclamar: - ¡Mamá!

   Entonces abrió la puerta y allí estaba ella, con valija incluida… mil escenas pasaron por su mente y la idea de sentirse manipulado ¡otra vez! le golpeó la frente:
-                  -No te esperábamos, ¿estás bien?

    Esa pregunta bastó para que la señora se lanzara a sus brazos y mojara la camisa recién puesta.
-              - Cálmate mamá, ¿qué pasó?
-              -¿Qué crees? Tu padre…

   Y la catarata de sollozos hipos e improperios hacia la pareja materna se sucedieron por minutos que parecieron horas…

   Mimi escuchó desde el dormitorio, primero preocupada, luego temerosa de arruinar la jornada… pero una decisión fue creciendo en su interior… sin hacer ruido fue hasta la cocina, abrió un par de latas, las volcó en un plato y las calentó. Aprovechó para poner las flores en un jarrón y se encaminó hacia la salita donde Roberto trataba de consolar a su madre que no dejaba de hipar y mover negativamente la cabeza.

   Ella se sentó cerca de su suegra y le puso una mano sobre el hombro, la suegra se sobresaltó. Roberto miraba esperando alguna reacción, sin atreverse a pensar qué.

-        -Perdone suegra -dijo Mimi- escuché que tiene problemas con su esposo y me apena mucho. Pero, no se preocupe, aquí podrá descansar y estar tranquila para pensar. Le dejo cena sobre la mesa y postre en la nevera. Ya sabe que esta es su casa. Nosotros tenemos una reservación y se nos está haciendo tarde, pero al volver hablaremos más con usted, si no está dormida.

        Roberto entendió que esa voz suave estaba cargada de decisión.

   Dejando a la mujer con un “pero” sin consecuencia, los ojos desorbitados y el gesto de pregunta… terminaron de vestirse y salieron presurosos dándole besos en sendas mejillas.

   Disfrutaron esa noche como ninguna otra, era la primera vez que no anulaban o postergaban la cita, la primera vez que no mentían a “mamá”.
Imagen de la red

   No sabían cómo, pero ella siempre se enteraba y arruinaba veladas y hasta vacaciones. Esa noche Mimi se dijo a sí misma: “basta”.

   Por alguna razón no se sorprendieron al no encontrarla cuando volvieron a casa.

   Poco después confirmarían que todo estaba bien y que el horizonte olía a libertad.