domingo, 25 de junio de 2017

Ser honestos (prosa)

Imagen de la red
Ser honestos es no juzgar a otros, porque reconocemos nuestra falta de perfección, reconocemos que todos estamos hechos de la misma materia, que tenemos la misma ambivalencia y, entendiéndolo, veremos abrir las puertas de nuestra conciencia, limpia de resentimientos.

Lo contrario nos hace vulnerables, infantilmente sensibles, agredimos defendiéndonos de nuestros propios miedos y defectos.


                                                                           Monik

miércoles, 21 de junio de 2017

ANIVERSARIO (relato)


 
Imagen de la red
 Ese era el día que Mimi y Roberto, su marido, habían seleccionado para salir a festejar el aniversario del día en que se conocieron.

  Mimi eligió el restaurante que sabía le gustaba a él, fue a la manicura y a la peluquería, seleccionó un vestido elegante y sencillo. Se aseguró que él tenía su camisa preferida y el traje azul con la corbata haciendo juego.

   Llamó al restaurante para asegurarse que habría el menú que los deleitaba.

  Roberto saldría temprano ese día del trabajo, para algo debía servirle su nuevo ascenso y el cúmulo de horas extras que hacía durante el año.

  Compró flores a su mujer y puso su mejor cara de feliz enamorado, aunque cumplieran diez años desde aquel primer día.

   Tenía un regalo en su cajón desde hacía días… seguramente ella habría comprado otro.

   Cuando llegó vio a su mujer peinada y en bata, recién bañada. -Me baño y conversamos- le dijo después de las flores y del beso, más largo del habitual.

  Tenían muy buen humor, parecían de quince años. Reían sin motivo aparente, como si fueran a hacer una travesura.
-        
        -Tenemos mucho tiempo, querido…
-                -Le sacaremos provecho- dijo él entrando al baño.
   Ella sonrió y se perfumó con esmero.
Imagen de la red
   Cuando Roberto salió de la ducha con la toalla a la cintura, ella volvió a admirar ese cuerpo varonil, los bíceps, hombros anchos… su cara angulosa y esa mirada… El vio a una mujercita delicada, de ojos profundos y dulces, curvas de diosa, ese cuello terso y los labios más apetecibles del Planeta.

   Se abrazaron para sentir que la vida les sonreía, para reconocerse en un amor eterno y el resto llegó solo…

   Ahora deberían apurarse un poco… recomponer el cabello, el maquillaje de ella era lo más difícil, pero lo lograría.

   En eso estaban cuando sonó el timbre ¿Quién a esta hora? Y sin avisar… Roberto tomó impulso y se dirigió al portero eléctrico, pero no contestó nadie. Con el segundo timbrazo entendió que quien fuera el inoportuno estaba detrás de la puerta. Miro por el visillo y su boca se abrió para exclamar: - ¡Mamá!

   Entonces abrió la puerta y allí estaba ella, con valija incluida… mil escenas pasaron por su mente y la idea de sentirse manipulado ¡otra vez! le golpeó la frente:
-                  -No te esperábamos, ¿estás bien?

    Esa pregunta bastó para que la señora se lanzara a sus brazos y mojara la camisa recién puesta.
-              - Cálmate mamá, ¿qué pasó?
-              -¿Qué crees? Tu padre…

   Y la catarata de sollozos hipos e improperios hacia la pareja materna se sucedieron por minutos que parecieron horas…

   Mimi escuchó desde el dormitorio, primero preocupada, luego temerosa de arruinar la jornada… pero una decisión fue creciendo en su interior… sin hacer ruido fue hasta la cocina, abrió un par de latas, las volcó en un plato y las calentó. Aprovechó para poner las flores en un jarrón y se encaminó hacia la salita donde Roberto trataba de consolar a su madre que no dejaba de hipar y mover negativamente la cabeza.

   Ella se sentó cerca de su suegra y le puso una mano sobre el hombro, la suegra se sobresaltó. Roberto miraba esperando alguna reacción, sin atreverse a pensar qué.

-        -Perdone suegra -dijo Mimi- escuché que tiene problemas con su esposo y me apena mucho. Pero, no se preocupe, aquí podrá descansar y estar tranquila para pensar. Le dejo cena sobre la mesa y postre en la nevera. Ya sabe que esta es su casa. Nosotros tenemos una reservación y se nos está haciendo tarde, pero al volver hablaremos más con usted, si no está dormida.

        Roberto entendió que esa voz suave estaba cargada de decisión.

   Dejando a la mujer con un “pero” sin consecuencia, los ojos desorbitados y el gesto de pregunta… terminaron de vestirse y salieron presurosos dándole besos en sendas mejillas.

   Disfrutaron esa noche como ninguna otra, era la primera vez que no anulaban o postergaban la cita, la primera vez que no mentían a “mamá”.
Imagen de la red

   No sabían cómo, pero ella siempre se enteraba y arruinaba veladas y hasta vacaciones. Esa noche Mimi se dijo a sí misma: “basta”.

   Por alguna razón no se sorprendieron al no encontrarla cuando volvieron a casa.

   Poco después confirmarían que todo estaba bien y que el horizonte olía a libertad.

lunes, 19 de junio de 2017

domingo, 18 de junio de 2017

Breves

Foto tomada en Tula, Mex. 2016
Imagen de la red

viernes, 16 de junio de 2017

jueves, 8 de junio de 2017

Cosas esdrújulas que no me gustan


Los esdrújulos

los prólogos


lo último

la incógnita

los cadáveres inútiles

el número incómodo


A veces:

el periódico dramático

el teléfono

lo lúgubre

el prójimo patético

la matemática dramática

los epílogos

lo melancólico

algunos pájaros

algunos huéspedes.

Los cuadrúpedos tétricos... 

los sarcófagos fúnebres...

lunes, 29 de mayo de 2017

domingo, 28 de mayo de 2017

Niña loba

Alguien contó que la niña loba que conocí ya no existe. Desapareció.

Que la vieron abrazando árboles con la loca fuición, en los altos de Palermo.
Imagen de la red

Otros aseguran que paso dando la cara al sol, acostada en un barco por la costa del Mercado de Frutos de un país del Sur.

Algunos la vieron hacer una cueva bajo un médano de la playa serena, antes que se volviera brava.

Hay quienes dicen que la vieron desintegrarse en su intento de lamer la luna.

Aunque otra versión es que la luna la abrazó y no se la vio regresar.
Lo cierto es que mi niña-loba ya no está.

Me he cansado de hurgar en las calles viejas y en avenidas congestionadas, y no la pude encontrar.

Mi niña-loba quiso crecer, quiso dicen, mas no pudo resistir a la tentación de aullar y correr libre, sin reclamos ni ataduras.


A veces, creo que pasa silbando frente a mi puerta. Son ilusiones de un tiempo sin tiempo.

imagen de la red
Mónica Ivulich
DR2017Fr.

viernes, 26 de mayo de 2017

martes, 23 de mayo de 2017

Volver (Breve)

Fotografia tomada en Capri por Max Ivulich

lunes, 15 de mayo de 2017

Hacia el bostezo de algún dios… (prosa)

En su mesita de noche, los libros arrojaron marcapáginas, sombras recónditas y palabras ulceradas de un adiós irrevocable.

Se fue con la última curda, dejando estela de risas y lluvia de poesía.

Dio el esquinazo al dolor y la melancolía de un invierno más.

-“Les regalo mi dolor y mi perfume”- susurró al partir…

En su copa de champagne había burbujas de sol.


Con el filo de una estrella cortó amarras, tejió sus alas y enfiló hacia el horizonte sin fin, al abismo de su propia ausencia, hacia el bostezo de algún dios…

Mónica Ivulich
DR2017Fr


domingo, 14 de mayo de 2017

Llegué (Prosa poética)







Llegué con mi piel llena de brisas y abrazos
mi ser pleno de dulzura, de amor y amistad
Regresé a mis libros, plantas, mis sábanas,
con la conciencia alerta de cuanto quiero vivir
Volví con el cansancio alegre del camino andado
con el pecho abierto a la ilusión del amanecer
Retorné cual guerrero, con la misión consumada
al abrazo de la familia, a las mascotas, a quién soy.

Mónica Ivulich
DR2017Fr

jueves, 4 de mayo de 2017

Te veo (breve ilustrado)

Te veo mejor con los ojos cerrados
escucho perfectamente tu silencio,
te siento mucho más en ausencia.

fotógrafo: jonė reed

miércoles, 3 de mayo de 2017

viernes, 28 de abril de 2017

Un libro...

Imagen de red: reading-the-book-in-the-magic-forest

martes, 25 de abril de 2017

VENECIA (poema)

Imagen de la red

VENECIA

Amanezco hoy en Venecia
definitivamente: “sin tí”
absolutamente en mí misma
completa, dispuesta a soltar
convencida de amar al amor
Amanece en Venecia y respiro...
respiro que no es poco, no lo es
reuno mis trozos y mi sonrisa
como Monalisa moderna, hoy.

Mónica Ivulich - DR2017It.

viernes, 14 de abril de 2017

martes, 11 de abril de 2017

domingo, 9 de abril de 2017

domingo, 2 de abril de 2017

Difícil explicar (prosa poética)

Foto propia 2017 Castillo Chantilly
A veces, es difícil explicar que uno/a está 
                                              en ese estado sublime de amor... 
                   que basta con respirar la belleza,  
con acariciar la luz y las nubes con la mirada,  
absorber la dulzura natural de un paisaje...  
                                              estar en soledad, en silencio 
y vibrar en esa especie de hechizo especial...
                              en una forma etérea de sentir y de estar.

                                                   Mónica Ivulich
                                                    DR2017Fr


viernes, 31 de marzo de 2017

jueves, 23 de marzo de 2017

martes, 21 de marzo de 2017

Bordando versos


Hay tanta ausencia
en el hilo con el que tejo mi historia
tanta ausencia enhebro
en la aguja con la que coso mi memoria
que, antes que llegue el olvido
en el otoñar de una larga poesía ilusoria,
bordando versos de primavera
quiero hilvanar tu presencia a mi victoria.
Mónica Ivulich
DR2017Fr

miércoles, 15 de marzo de 2017

domingo, 12 de marzo de 2017

Breves

Imagen de la red
Imagen de la red

domingo, 5 de marzo de 2017

Una grieta (Poema)

Hoy desperté y estaba muerta…
había una grieta en mi tiempo
y en mi pecho,
como aquella muñeca rota…
sangraba alquitrán.

Tú buscabas sin saber qué.
Tal vez era a tu sombra o ¿era a mí?
No creo, pasabas de largo
como si mi cadáver fuera invisible
O evitabas verme así, inerte,
nunca te llevaste bien con los duelos.

Hoy desperté y estaba muerta…
había una grieta en mi tiempo
y en mi pecho,
como aquella muñeca rota…
sangraba alquitrán.

Brotaba un vórtice de negro humo
con olor a distancia y abandono.
Se apagó la tormenta de mis ojos
la sonrisa estrictamente dibujada
… y pasaste de largo

sin reconocer la daga ni la despedida.

                                                                           Mónica Ivulich
                                                                           DR2017Fr
imagen de la red

sábado, 4 de marzo de 2017

domingo, 26 de febrero de 2017

Historia en breve

Fotografia:  Daniel Kordan

lunes, 20 de febrero de 2017

martes, 31 de enero de 2017

lunes, 30 de enero de 2017

miércoles, 25 de enero de 2017

MOMENTOS (Poema)


Tiempos especiales, tan únicos,
para bien o mal están siempre,
haciéndonos quienes somos y
en la memoria de nuestra piel:

Cuando raspamos las rodillas
primer día de escuela, vacaciones,
aquel beso y aquella despedida,
los niños nuestros o los ajenos
una mirada y sonrisa cómplice
un baile, desilusión, encuentros.

Pasa el tiempo y cada momento
se convierte en soplos al viento
o copos de nieve en el cabello,
agua que cae de las pupilas…
escribiendo nuestra historia
de muertes y nacimientos,
con mirada perdida en el espacio
ocupada en cazar momentos y,
de pronto, entendemos que hoy,
      
            llorando de amor,

                         es el mejor tiempo…

                                                                Mónica Ivulich
                                                                  D.R.2017Fr.
Imagen de la red

sábado, 21 de enero de 2017

El miedo (poema)

Imagen de la red: A-spirit-of-fear.-Oct-3-2015
¿Sabes? A veces a mí también me entra el miedo.
Pero no el miedo a vivir, a tomar responsabilidades
a ser muy vieja o menos que… no.

Es un miedo a que se desperdicie nuestro amor
a que no te des cuenta hoy, y mañana sea tarde.
A que tanta buena intención que tengo para ti,
se convierta en un pasado sin futuro.
Que tanta caricia sin piel, tanta poesía sin oído,
tantas ganas de abrazarte, se torne en dolor
que tu contradicción se vuelva veneno y
un día, lejano o no, se dibuje como despedida,
como muerte de un amor sin fronteras.

Luego pienso: como sea, amo y no quiero límites

El temor no viene de tu inmadurez o no compromiso
Si no de mí misma, de no ser tan fuerte, segura,
de no ser todo lo paciente y estable que se necesita
¿Sabes? A veces a mí también me entra el miedo,
es, entonces, cuando no veo claro. O viceversa.

                                                              Mónica Ivulich
                                                               D.R.2017Fr.

martes, 10 de enero de 2017

Desastrada (poema para próximo libro, Cap. "Azul noche")

Imagen de la red


Cuando nací, los astros se apartaron;
ninguno, ni siquiera la luna ni el sol,
se hicieron cargo de mi vaticinio.

Y así, desde un eclípse, 
llegué al Planeta: 
sin bautismo y desastrada… 
pálido remedo de humano,
me nombraron plagiando al vacío,
hija de la soledad y el desaliento…

Nunca atinan a nombrarme las sombras
nunca me alcanzan las “enfermedades”
y las “bonanzas” me desconocen.
 Me basta cuando me aman y repiten mi nombre
ese nombre que plagiaron a la soledad.

Me basta el calor del sol en “esa” mirada,
Entonces, en ese instante, lejos sonríe y
no hay más motivación que su risa para vivir.

Me despeñé en mil canteras alucinadas y
empeñé mis cantares de ilusión y vida,
me basta que repita mi nombre si me ama.

Desde hace tantos siglos
arrastrando cadenas de escisión, de abandono
y ahora nos negamos a ser uno
o que somos el no ser…
se entrega, me penetra y se retira,
dejando una flor y una ilusión sin dueño…

Nací desastrada, moriré de tedio al dar las dos.

Mónica Ivulich
D.R.2017Fr