domingo, 20 de junio de 2010

Roma, otra vez

Caminar por la Via Apia y sentir olor en mi memoria de caballos sudados, ver la pared que rodea la ciudad antiguo fuerte romano y escuchar gente hablando a gritos, pasar por las catacumbas.. que dolor..
Y que esplendor, las fuentes el Coliseo, la Catedral San Pedro.. que emocion y cuanta gente, cuanta feria, cuanto de todo..
Un capuchino.. que bueno, solo esto puede traerme aroma a vieja Italia y por que no un bacci, comprado en la tienda de dulces.
Me siento arrasada por las vistas, las emociones antiguas. Como si otros – yo estuvieran asomandose a mis ojos y a mis poros.
Es bello a la vez increíble, dulce y fuerte. Italia reencontrada.

‘Amiga: pasear por donde los romanos iban en sus carros, latigando los caballos y gritando a los esclavos, altivos sobervios... tantos siglos de sufrimiento plamado en muros que rodean ciudades, tantos anios de proteccion y ataque, de amor y muerte, tantas cosas en estas viejas paredes de Europa.. y la pompa, la belleza de epoca, la humedad de las ciudades viejas y la vieja educación.’

No hay comentarios:

Publicar un comentario